jueves, 17 de noviembre de 2011

MANE, TECEL, FARES

Mane, Tecel, Fares[1], una expresión muy conocida por personas medianamente cultas, tiene una interesante historia y que aún hoy día tiene sus aplicaciones como en seguida lo veremos. Por supuesto que yo tomaré el relato bíblico de donde procede, sencillamente, con fe de creyente y respeto a la Biblia y no con ánimo de otras interpretaciones (como la famosa demostración imposible de Houdini escrito por Kanijo en Historia del Pensamiento Crítico).
            El relato, que se puede leer completo en el libro de Daniel (en la Biblia), cuenta[2] que el rey Baltassar[3], de Babilonia, celebró un gran banquete, en honor de sus dignatarios (adulantes, adláteres y achichinques), que eran unos mil y en el transcurso del banquete bebió en abundancia. Excitado por el vino, mandó traer las copas de oro y plata que su padre  Nabucodonosor2 se había llevado del templo de Jerusalén , para que bebieran en ellas el rey, sus dignatarios, sus mujeres y sus concubinas. Bebían y alababan a sus dioses de oro y plata, bronce hierro , madera y piedra (Dn 5,1-4).

            En medio de ese festín y ante el estupor de todos, aparecieron unos dedos de mano humana que escribieron Mane , Tecel, Fares1. El rey, al ver la mano que escribía, cambió de color, se inquietó la mente, le fallaron las articulaciones de sus caderas, y sus rodillas se entrechocaban una con otra (Dn,5, 5-6). Ninguno de sus magos, astrólogos ni adivinos pudo interpretar; entonces la reina…entró en la sala del banquete y dijo:…hay en tu reino, un hombre…Daniel…con un espíritu superior, saber e inteligencia, capaces de interpretar sueños, descifrar enigmas y resolver problemas. Así pues, ordena que venga Daniel, que él interpretará lo escrito (Dn 5,10-12).

         Daniel pues, fue llamado, y dijo: Guarda oh rey, tus regalos y da tus obsequios a otro; … en cualquier caso leeré e interpretaré para el rey lo escrito…el Dios Altísimo concedió a tu padre Nabucodonosor2 reino y grandeza, gloria y poderío… Era señor de vida y muerte, engrandecía y humillaba a su antojo… Y tú su hijo Baltasar…  te has levantado contra el Señor del cielo. Has mandado traer las copas de su templo,  las has profanado y no has glorificado al Dios que tiene en sus manos tu vida y tus caminos. Por eso él envió la mano que escribió esas palabras (Dn 5, 17-23).
             
            Y a continuación, siguió: …Esta es la interpretación: Mane quiere decir “contado”: Dios ha contado los días de tu reinado y ha señalado un límite; Tecel, es decir “pesado”: has sido pesado en la balanza y hallado falto de peso; Fares, es decir dividido: tu reino ha sido dividido y entregado a medos y persas (Dn 5, 26-28). Aquella misma noche, Baltasar, rey de los Caldeos… murió (Dn 5,30).

         El relato de Daniel tiene su correlato, mutatis mutandis, en el mundo actual: déspotas  que irrespetan los derechos humanos, que asesinan, que acomodan las leyes a su antojo, que confían su suerte a magos, adivinos y brujos,  que profanan las cosas sagradas en ceremonias religiosas en las que no creen; y por último hasta invocan hipócritamente a Dios, buscando protección, pero sin dejar de insultar, odiar y ofender… no saben que ya una mano escribió en la pared de la historia su Mane, Tecel, Fares.

…………………………………………………………………………………………….

Me parece interesante que refiriéndose a eso, Rafael Muci-Mendoza escribió lo siguiente en EL UNIVERSAL de Caracas (el lunes 25 de enero de 2010), como corolario a su artículo, también llamado "Mane, Tecel, Fares…",
El símil no parece inverosímil. Dios nos concedió la riqueza del suelo que no la del intelecto y la voluntad. Sin esos ingredientes, la fortuna fue derrochada entre francachelas y compra de conciencias, entre vicios e hipocresía. Confiado en la fortaleza de un liderazgo mentiroso, cada vez más marchito y dividido su entorno, el embriagado, no quiere mirar el aterrador mensaje inscrito en su hoja de vida. El fin de un reino inventado; la constitución profanada: pesada y hallada exhausta; sus cercanos, suerte de fieras del mismo pelaje tiran del botín robado al pueblo y a dentelladas se eliminan… La salud del venezolano, vergonzosa. Los médicos, revolucionarios más genuinos, sentimos muy adentro la desesperada búsqueda de consuelo de la gente llana que son nuestros enfermos.


[1]Mane, Thecel, Phares tiene  variantes:  Mane, Thecel, Phares  aparece en la Vulgata; Mene, Tequel, Parsin  en La Biblia Latinoamericana)  Ediciones Paulinas Verbo Divino; Mene, Thecel, Vpharsin  (Casiodoro de Reina –Edición facsímil 1569-Sociedad Bíblica,Madrid,1990);Mene, tequel, peres   Biblia de América-Casa de la Biblia-Madrid,1994; Mene, tequel, ufarsin (Nácar-Colunga);Mene,Tequel, Uparsin – en la Santa Biblia de las Sociedades Bíblicas Unidas 1995- pero en la explicación al rey, cambia el uparsin (v.25) por peres (v.28)
[2]En el relato bíblico hay una serie de imprecisiones y confusiones históricas: Baltasar no era hijo de Nabucodonosor sino de Nabonido; no fue el último rey de Babilonia, sino su padre; tampoco hubo un Darío rey de los medos, anterior a Ciro, etc. por lo que hay que tener en cuenta que la Biblia no es un libro de historia y que usa muchas veces artificios literarios.   

[3] Baltassar en la Vulgata-B.A.C.; Belsasar: Ediciones Paulinas Verbo Divino; Baltasar: Biblia de América-Casa de la Biblia-Madrid,1994.





3 comentarios:

  1. Interesante artículo, siempre tuve inquietud por saber su significado. En la poesía "La huelga de Rocinante! del poeta Oscar Lanas , leí por primera vez estas palabras muy poco conocidas por la gente en general.

    ResponderEliminar
  2. Desde que tenía ocho años,conozco la historia.Nuestra madre,nos entretenía contándonos historias,referentes a la mitología griega y relatos de otras culturas.Lo hacia de forma muy amena y comprensible,para nuestras edades.Ella mientras, relataba las historias,tejiendo jerseys y calcetines para todos nosotros.Ocho hijos.

    ResponderEliminar
  3. Desde que tenía ocho años,conozco la historia.Nuestra madre,nos entretenía contándonos historias,referentes a la mitología griega y relatos de otras culturas.Lo hacia de forma muy amena y comprensible,para nuestras edades.Ella mientras, relataba las historias,tejiendo jerseys y calcetines para todos nosotros.Ocho hijos.

    ResponderEliminar