lunes, 15 de abril de 2013

Francisco El Grande

En mi anterior exposición, dije que  trataría de decir brevemente qué esperamos del Papa Francisco y por qué creemos que lo hará bien. Para eso debo comenzar con: a) el por qué de su nombre (Francisco; b) referirme luego a su pertenencia a la Compañía de Jesús; y c) finalmente hablar de su “programa” como Pastor de la Iglesia en la Argentina, de  su disposición al diálogo con nuestros “hermanos separados”, así como su actitud con otras creencias religiosas, para lo cual era conveniente esperar su primer mes de “labor petrina” para hacer luego las respectivas proyecciones”.
(Advierto que este pequeño trabajo lo terminé hace como 10 días, pero por urgencias electorales no lo había podido editar).
Pues bien: cumplido ese lapso veamos este pequeño análisis:

1.- El nombre.  Escogió Francisco (Franciscum en latín) por San Francisco de Asís, quien nació rico,a finales del  siglo XII;  se hizo pobre, de vida austera y humilde, predicador del evangelio con el ejemplo y en cierto sentido reformador de la Iglesia del siglo XIII, en una época, en la que a pesar de buenos Papas (como Inocencio III y Honorio III) la Iglesia también estuvo en crisis, que desembocaría en la triste época de Avignon. El Papa Francisco será, pues, como Francisco de Asís, ”absolutamente capaz de hacer la necesaria renovación en la Iglesia sin un salto al vacío”, como lo dijo su biógrafa Francesca Ambrogetti, y según lo dijo él expresamente, cuando, al ser elegido, escogió como nombre Francisco en honor del santo de Asís, "el santo de la pobreza, de la paz y de la defensa de la Creación". Y no fue sólo algo simbólico, sino real, como se vio desde el principio de su pontificado, en su indumentaria, conducta y presentación a los fieles.
2.- Jesuita. La Compañía de Jesús (Compañía en el sentido militar), fue fundada en 1.534  por Ignacio de Loyola , capitán del ejército español; éste, al ser herido en una pierna en el sitio de Pamplona por los franceses (1520), se “convirtió”, por las lecturas de vidas de santos que leyó en su convalescencia; y por esa “conversión” abandonó las armas para dedicarse a una vida ascética; posteriormente creó la Compañía de Jesús, que fue aprobada en 1.540 por el papa Paulo III.
La Compañía de Jesús (en latín Societas Jesus-iniciales s.J que posponen a su nombre los jesuitas) que tenía por objeto trabajar por “la propia santificación y por la salvación de las almas” se convirtió en seguida en el mayor apoyo a la  Iglesia, en su lucha contra el protestantismo y en la renovación de la propia Iglesia, debido a su gran actividad y la extensión de sus éxitos.
Los jesuitas hacen votos de castidad, pobreza y obediencia; ésta debía ser una “obediencia absoluta a sus superiores jerárquicos y especialmente al Papa”:  quien entraba a la Compañía, debía renunciar a su propia voluntad. Los jesuitas que tenían    (o tienen) una organización completamente militar debido a su fundador,  fueron pues, la punta de lanza más importante  de la Iglesia en la Contrarreforma del siglo XVI.
Actualmente la Compañía de Jesús sigue siendo una de las Órdenes religiosas más importantes de la Iglesia católica, debido, como dije antes, “a su gran actividad y la extensión de sus éxitos”. 
Ahora sin embargo, sólo quiero destacar dos cosas de los jesuitas que tienen íntima relación con el Programa del papa Francisco: 1°) el voto de pobreza de los jesuitas, porque se corresponde con el especial interés del Papa por los pobres y más necesitados; 2°) las relaciones ecuménicas e interreligiosas, privilegiadas por Francisco y que son en este momento, por una muy buena coincidencia, uno de los asuntos más atendidos por la Compañía de Jesús. De modo que su condición de jesuita es importante ya que, repito, los dos puntos destacados anteriormente (pobreza y ecumenismo) coinciden con dos de los puntos más importantes del Programa del Papa.
3.- Programa.  El Anuario de la Compañía de Jesús de este año (2013) se concentra en dos temas: África (y los jesuitas) y  Las Relaciones Interreligiosas y El Ecumenismo.  El interés por África es “para tratar de ofrecer un mejor conocimiento del continente (muy pobre) para cambiar la imagen negativa, presentada frecuentemente por los medios de comunicación y promover una acción solidaria” . Y en cuanto a Las Relaciones  Ecuménicas e Interreligiosas y la Compañía de Jesús…hay que recordar que la Congregación General trigésimo quinta dice: “a medida que cambia el mundo cambia también el contexto de nuestra misión; y las nuevas fronteras nos envían señales que requieren nuestra respuesta. Por ello no sumergimos más profundamente en el diálogo con religiones que nos podrían enseñar que el Espíritu Santo está actuando en todo este mundo que Dios ama”. [(C.G.35,d2.24) - (JESUITAS – Anuario de la Compañía de Jesús-2013, PRESENTACIÓN,p. 6)].
Y el programa anunciado por el Papa es muy simple y homologable en parte con los temas de la Compañía : proclamar a Jesucristo (evangelizar) “para no convertirse  en una ONG piadosa”; para eso la mejor predicación es el ejemplo, que ya ha dado y seguirá dando, de vivir lo que se predica para poder convencer.
Eso lo empezó a hacer (y lo seguirá haciendo) en su conducta personal, de acuerdo con el voto de pobreza, lejos de protocolos principescos, acercándose a la gente, a veces, en forma que disgusta a los encargados de su seguridad.
Las primeras disposiciones: a) condena y castigos severos a sacerdotes pederastas; b) revisión tanto de la Curia romana como  de la parte económica y financiera del Vaticano, principalmente el Banco: (sustituciones y destituciones) en atención a una verdadera erradicación de vicios, tanto  eclesiásticos, como morales en general y administrativos; y c) en una verdadera muestra de humildad y caridad, seleccionar a algunos cardenales para una especie de Consejo Asesor a fin de guiar mejor a la Iglesia.     
En otras palabras: con el Papa Francisco, habrá grandes cambios, algunos de los cuales ya se están viendo. Luego  se seguirán debatiendo ciertos temas polémicos (relacionados con la sexualidad, homosexualidad, celibato eclesiástico, divorcio, aborto, fecundación in vitro, etc.)  y otros, que precisan de definiciones, remitiendo en algunas casos [ante el peligro del formalismo y legalismo] a lo que Cristo dijo: “el sábado ha sido hecho para el hombre, no el hombre para el sábado ”(Mc 2,27).
 Por supuesto que no podrá hacer concesiones en puntos básicos, como desean y/o esperan, algunas personas, cristianos o no. Para eso  en primer lugar esperamos que comience a arreglar inmediatamente los graves problemas que aquejan a la curia romana y que repercuten en la Iglesia Universal en forma negativa,  lo que hace que la evangelización parece que no es la prioridad de la Iglesia sino los asuntos burocráticos o administrativos con un pragmatismo que da pie a observadores no creyentes, a pensar que el único oficio de la Jerarquía eclesiástica es “administrar” las creencias, dogmas, liturgia, etc. como si fuera una empresa con diversos departamentos que deben funcionar bien. En otras palabras, casi se “comporta como una ONG piadosa”, como ya dijimos que dijo el Papa.
Insisto otra vez que los católicos esperamos que haga bien, el punto importante dentro del “programa de gobierno del papa Francisco (el de la unión de los cristianos y el diálogo con otras iglesias y confesiones),  por los signos siguientes:
Ø  Francisco ha generado un entusiasmo e interés enormes en el mundo católico debido a la forma modesta con que ha asumido su pontificado; se sabe que desde  el Renacimiento "Vicario de Jesucristo" y "Pontífice Supremo de la Iglesia Universal" eran los títulos usados para referirse al Papa: él se presentó primero como “Obispo de Roma”, título que reconocen los católicos ortodoxos como una especie de “primus inter pares” y no “primus inter omnes” que fue una de las causas del rompimiento entre la Iglesia romana y la oriental, que culminó en el siglo XI.
Ø   Por lo anterior, en la misa de “entronación” del papa Francisco hubo “presencias” muy significativas: p.ej. se encontraba el patriarca ecuménico Bartolomé de Estambul, marcando la primera vez que el líder de los cristianos ortodoxos asiste a la misa inaugural de un Papa en Roma desde el cisma entre el cristianismo occidental y oriental en 1054.
Ø  En los seis días posteriores a su elección, insinuó planes para reducir el centralismo del Vaticano y gobernar consultando con otros obispos.(El 11/04/ nombró un Consejo Asesor compuesto por 8 cardenales de diferentes partes del mundo). 
Ø  El papa Francisco recibió a más de 30 delegaciones que representaban a otras iglesias cristianas, así como de las religiones judía, musulmana, budista, sij y jaimista.
Providencialmente, y aquí viene otra vez la importancia de ser jesuita, transcribiré lo que había expresado anteriormente la Congregación General trigésimo quinta de la Compañía de Jesús (jesuitas y que forma parte de su planificación para este año 2013):”A medida que cambia el mundo cambia también el contexto de nuestra misión; y las nuevas fronteras nos envían señales que requieren nuestra respuesta. Por ello nos sumergimos más profundamente en ese diálogo con religiones que nos podrían enseñar que el Espíritu Santo está actuando en todo este mundo que Dios ama (C.G.35,d.2,24). Para responder mejor a esta invitación el P. General…nombró ocho Consejeros personales de los distintos sectores: para el diálogo ecuménico con los orientales(1) y protestantes (2); para el diálogo interreligioso con el judaísmo(3), el islam(4), el budismo(5), el hinduismo(6), las religiones indígenas de América(7), las religiones tradicionales de África(8).
O sea, que ya hay una plataforma perfectamente adaptada a la preocupación ecuménica e interreligiosa del papa Francisco; eso sin descartar, según los resultados de esta parte del Programa y las condiciones, que el papa Francisco convoque a un Concilio.

***************** 
Para terminar transcribiré lo que trasmitió  la agencia de noticias EFE, el 29 de marzo, en un despacho desde la Ciudad del Vaticano. Ese pequeño reportaje  corrobora lo antes señalado cuando expone que el predicador de la Casa Pontificia, Raniero Cantalamessa, dijo el viernes santo, en la conmemoración de la Pasión del Señor, que la burocracia y las controversias impiden que el Evangelio llegue a los hombres, y recordando las palabras de Cristo al santo de Asís, dijo: "Ve, Francisco, y repara la Iglesia".
Ante el papa Francisco y miles de personas que asistieron en la basílica de San Pedro del Vaticano a los ritos del Viernes Santo, Cantalamessa afirmó que la excesiva burocracia, la división entre los cristianos y las controversias del pasado impiden que el mensaje de Cristo llegue nítido a los hombres y que es necesario que la Iglesia vuelva "a la simplicidad y a la sencillez de sus orígenes".
Echando mano de las palabras del papa Francisco, invitó a los fieles a ir a "las periferias existenciales del pecado, del sufrimiento, de la injusticia, de la ignorancia e indiferencia religiosa y de todas las formas de miseria".
Cantalamessa se mostró convencido de que la fe cristiana puede volver a Europa y a un mundo secularizado, debido -dijo- a que es la única que da una respuesta segura a los grandes interrogantes de la vida y la muerte.

1 comentario:

  1. Para lograr un diálogo inter-religioso sincero y provechoso para la humanidad: Es necesario hacer primero el deslinde del camino ecuménico demarcado por los universalismos que sustentan la doctrina y la teoría de la trascendencia humana y la sociedad perfecta presentes en las doctrinas, disciplinas y prácticas terapéuticas que promueven el desarrollo espiritual de sus seguidores. Para poder diferenciarlo de la ecumene abrahá-ica, demarcada por los convencionalismos de lo que sagrado para Israel, el Islam o el judeo cristianismo, impuestos por ley religiosa para alcanzar ciertos fines particulares, aduciendo voluntad divina. Es por ello, que el deslinde del camino ecuménico permite eliminar barreras entre los hombres; y su omisión convierte el dialogo inter-religioso en un aquelarre de ilusos, ciegos, sordos y locos. http://www.scribd.com/doc/33094675/breve-juicio-sumario-al-judeo-cristianismo-en-defensa-de-las-raices-greco-romanas-del-cristianismo-laico-y-la-democracia.

    ResponderEliminar